17 de Agosto de 2018

Aunque se pierda la residencia tributaria, paga Ganancias hasta la baja en el impuesto

Valora este artículo
(0 votos)

Grandes contribuyentes individuales que necesitan una planificación fiscal para bajar el peso de los impuestos sobre el patrimonio personal y el de su familia muchas veces recurren al cambio de residencia tributaria, buscando radicarse en sitios que les resulten menos onerosos.

Pero según una reciente reglamentación de AFIP, si se pierde la residencia tributaria en la Argentina, hasta que no se obtenga también la cancelación en el Impuesto a las Ganancias, se deben seguir cumpliendo todas las obligaciones fiscales y formales correspondientes.

Esta definición de la resolución 4236 del organismo reglamenta el artículo 120 de la Ley de Impuesto a las Ganancias que dice que la pérdida de la condición de residente causará efecto a partir del primer día del mes inmediato subsiguiente a aquel en el que se hubiera adquirido la residencia permanente en un Estado extranjero o se hubiera cumplido el período que determina la pérdida de la condición en el país, indicó Marcelo D. Rodríguez, de MR Consultores.

Ese período se cumple cuando el ciudadano permanezca en forma continuada en el exterior durante un período de 12 meses, siempre que las presencias temporales en la Argentina se ajusten a los plazos y condiciones que fijan la reglamentación.

La Resolución definió en forma particular los casos de doble residencia, que implica pago de impuestos en los dos países.

La primera definición importante es que si el país de la doble residencia tiene convenio para evitar la doble imposición con Argentina, las reglas que rigen en esta materia son las convenio, dijo Rodríguez.

Además, la norma establece que se tiene doble residencia si se obtuvo la residencia permanente en otro país pero se mantiene la vivienda permanente en Argentina, o teniendo viviendas permanentes en los dos países, cuando el centro de intereses vitales del contribuyente esté en Argentina. Si este último no se puede determinar, cuando el sujeto pasa más tiempo en Argentina que en en el Estado que le otorgó la residencia permanente. Y si los tiempos son iguales, si la persona es de nacionalidad argentina.

El centro de los intereses vitales está en la Argentina si la persona mantiene en el país sus relaciones personales y económicas más estrechas. Si éstas estuvieran en diferentes estados, se otorgará preeminencia a las relaciones personales.

NOTAS RELACIONADAS:

Se podrá ingresar con planes caídos al régimen de pago para PYMES de AFIP

La recaudación subió casi un 32 por ciento en junio

Cuando no hay convenio para evitar la doble imposición, se define al centro de los intereses vitales como el lugar situado en un territorio nacional en el cual la persona humana mantiene sus relaciones personales y económicas más estrechas, las que deben ser consideradas en forma conjunta. En el caso de que estas relaciones estuvieran en diferentes estados, se otorgará preeminencia a las relaciones personales, precisó Rodríguez.

Vivienda permanente se refiere al alojamiento a disposición de una persona humana en forma continuada, aunque sea alquilada o se dedique a fines comerciales o productivos. Quedan excluidos únicamente los alojamientos utilizados en estadías de corta duración por motivos de viajes de placer, negocios o estudios, o con fines de recreo o veraneo, añadió el especialista.

La vivienda permanente en un estado extranjero deberá probarse con la documentación respaldatoria correspondiente.

AFIP también podrá recurrir a pruebas o indicios claros, precisos y concordantes que permitan determinar la existencia de una vivienda permanente en el país, manifestó Rodríguez.

En otro orden, la Resolución establece que la pérdida de la condición de residencia deberá ser acreditada por el contribuyente que la invoque mediante alguno de los elementos que se indican a continuación:

_Certificado de residencia permanente emitido por la autoridad competente del Estado extranjero de que se trate.

_Pasaporte, certificado consular u otro documento fehaciente que pruebe la salida y permanencia fuera del país por el lapso previsto por la ley.

La documentación se adjuntará al momento de solicitar la cancelación de la inscripción en Impuesto a las Ganancias.

Todo esto es sin perjuicio de que la AFIP pueda requerir posteriormente cualquier otro tipo de elemento, en ejercicio de sus facultades de verificación y fiscalización, remarcó Rodríguez.

Cuando se presenten documentos redactados en idioma extranjero, deberán ser acompañados de su correspondiente traducción efectuada por traductor público con firma certificada en el Colegio Público de Traductores.

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar