18 de Noviembre de 2017

Atrapados por el día a día

Valora este artículo
(0 votos)

Por Elizabeth Santillán. “No puedo creer que ya pasó otro año”, “necesito desconectarme pero no puedo”, “me siento atajando penales todo el día”; “¿planificar? ¿proyectar? ¡ ¡No me alcanzan las horas del día para eso!!”.

El día a día muchas veces nos hace perder el foco. De repente nos encontramos corriendo detrás de las cosas, reaccionando a los acontecimientos, manejando mil y una situaciones para evitar el desborde con la sensación de estar cada vez más lejos de donde quiero ir… ¿Y dónde quería ir…?

En esos momentos solemos sentir que todo se puede convertir en un problema, y las decisiones que tomamos para “resolverlos” muchas veces nos generan nuevos “problemas”…

Es en esos momentos donde quisiéramos gritar algunas cosas como: “Paren el Mundo que me quiero bajar” … “Todo me pasa a mí”… “Quiero componer esto y cada paso me trae nuevos problemas!!”

Una mirada desde la Psicología “Teoría Prospectiva” (Prospect Theory)

Te invitamos a resolver este ejercicio antes de seguir leyendo el artículo:
Un bate y una pelota juntos cuestan 1,10 dólares.
El bate cuesta un dólar más que la pelota.
¿Cuánto cuesta la pelota?

Un número nos viene enseguida a la mente: 10 centavos. Respuesta intuitiva y errónea. La respuesta correcta es que la pelota cuesta 0,05 y el bate 1,05.

Más allá del resultado, creemos que lo interesante es el proceso de pensamiento que se desarrolla para dar una u otra respuesta.

Daniel Kahneman (1) comenta en su libro “Pensar rápido, pensar despacio”, que muchos miles de estudiantes universitarios han respondido al problema del bate y la pelota, y los resultados son sorprendentes.

Más del 50 por ciento de los estudiantes de Harvard, del MIT y de Princeton dieron la incorrecta respuesta intuitiva 10. Y en universidades menos selectivas, el porcentaje de fallos demostrables en la comprobación ascendía al 80 por ciento. Muchas personas son demasiado confiadas, prontas a fiarse en exceso de sus intuiciones.

Aparentemente encuentran el esfuerzo cognoscitivo cuando menos ligeramente enojoso, y lo evitan todo lo que pueden.

Describe la vida mental con la metáfora de dos agentes, llamados Sistema1 y Sistema2, que producen respectivamente pensamiento rápido y pensamiento lento. Quienes dijeron rápidamente que la pelota costaba 10 centavos, no comprobaron activamente si la respuesta era correcta, y su Sistema2 aprobó una respuesta intuitiva que con una pequeña inversión de esfuerzo habrían rechazado.

Unos pocos segundos de trabajo mental (el problema es moderadamente difícil) con los músculos ligeramente tensos y las pupilas un poco dilatadas podrían evitar un error embarazoso. Las personas que dicen 10 centavos parecen ser verdaderos adictos a la ley del mínimo esfuerzo. Y las que evitan esa respuesta parecen tener una mente más activa.

El Sistema1 opera de manera rápida y automática, con poco o ningún esfuerzo y sin sensación de control voluntario.

El Sistema2 centra la atención en las actividades mentales esforzadas que lo demandan, incluidos los cálculos complejos.

Las operaciones del Sistema2 están a menudo asociadas a la experiencia subjetiva de actuar, elegir y concentrarse determinar con la mayor rapidez si el argumento es lógicamente válido.

El Sistema1 es impulsivo e intuitivo, y el Sistema2 tiene capacidad de razonamiento y es prudente, pero al menos en algunas personas es también perezoso.

El sistema2 requiere esfuerzo mental por lo cual es clave crear contextos adecuados que contribuyan a su óptimo funcionamiento.

Dado el esfuerzo que requiere tiende a ceder frente a “tentaciones”. ¿Te has enganchado con Candy Crush o Preguntados en momentos que necesitabas concentrarte en temas más pesados?

¿Para qué compartimos esto?

Para explorar otra mirada que enriquezca nuestra compresión acerca de cómo tomamos decisiones, y sobre todo teniendo en cuenta el impacto de esas decisiones cuando dirigimos una Pyme.

Cuando estamos agobiados y “despachamos” respuestas o soluciones expeditivamente, estamos utilizando (desde la mirada de este modelo) el sistema1, el intuitivo. Si bien logramos agilizar ciertas cuestiones, es probable que perdamos de vista el largo plazo, el sentido de lo que hacemos, y dejemos pasar oportunidades valiosas….

Generar espacios que nos permitan potenciar nuestros propios recursos para imaginar, crear, innovar, tejer redes, celebrar logros, analizar situaciones complejas, observar tendencias, fortalecer relaciones, significa crear contextos económicamente productivos y vitalmente saludables.

Quienes lideran proyectos, equipos, áreas o empresas, tienen sobre sus hombros grandes responsabilidades: sus decisiones impactan en los negocios y en las vidas de las personas que componen su red de valor.

Salir del “día a día” para pensar despacio, estratégicamente no es una opción, sino una necesidad fundamental para el éxito del negocio.

No se trata de obturar el pensamiento intuitivo sino potenciarlo y tamizarlo con otros modelos de pensamiento que nos permitan tomar decisiones que nos acerquen a lo que queremos lograr.


(1) Daniel Kahneman es un psicólogo de nacionalidades estadounidense e israelí, nacido en Tel Aviv en 1934. En 2002, conjuntamente con Vernon Smith, le fue concedido el "Premio Nobel" de Economía por haber integrado aspectos de la investigación psicológica en la ciencia económica, especialmente en lo que respecta al juicio humano y la toma de decisiones bajo incertidumbre.

 

Elizabeth Santillán es Directora de Moebius Desarrollos Creativos de Capital Humano.

Asesora en Pymes y Facilitadora en Madre Emprendedora (y otros proyectos sociales)

Profesora de Gestión de Personas; Gestión de Talento; Gestión por Competencias en Maestría de Psicología Organizacional (UAI)

Lic. en Psicología (UBA) - Maestrando en Dirección Estratégica de RRHH (Universidad de San Andrés)

http://linkedin.com/in/elizabeth-santillan

http://www.facebook.com/pages/Moebius-Desarrollos-Creativos-de-Capital-Humano/123198041093793

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar