10 de Diciembre de 2017

Lagarde pidió no tener complacencia ante el repunte económico global

Valora este artículo
(0 votos)

Esa fue la recomendación de la directora del Fondo Monetario Internacional, quien instó a los líderes mundiales a avanzar con las reformas estructurales necesarias para asegurar la solidez de la recuperación.

"No es el momento de ser complaciente, es el momento de tomar esas decisiones que permitirán que más gente y más países se beneficien de la recuperación", dijo Christine Lagarde en la conferencia de prensa al inicio de la Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial (BM).

Ante un panorama económico de creciente optimismo, tras la revisión al alza de las perspectivas globales al 3,6% para 2017 y 3,7% para 2018, la máxima autoridad del Fondo optó por ofrecer un mensaje matizado por la cautela y la prudencia.

Sí reconoció que "la recuperación es la más fuerte y más generalizada" desde 2010, pero también advirtió de que "aún no es completa".

Uno de los pocos puntos negros en el ambiente son las dudas sobre el proceso de negociación del "brexit" entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido, del que Lagarde reconoció que está generando "ansiedad e incertidumbre".

En su esperado informe sobre la economía global, el Fondo ha alertado sobre la formación de burbujas financieras como consecuencia del prolongado periodo de estímulo monetario.

Asimismo, ha reconocido la creciente desigualdad económica, especialmente en el seno de los países avanzados, y advertido de que puede afectar a la "cohesión social" y la polarización política dentro del ascenso de los populismos.

"Estamos en un momento en que debemos ponernos en acción y arreglar las grietas en el tejado para próximas tormentas" afirmó Lagarde.

En la misma línea se expresó el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, quien afirmó que esto es particularmente urgente en los países en desarrollo, que "deben reforzar su capacidad de resistencia ante los retos que acumulan como el cambio climático, desastres naturales, desplazamiento forzado y hambrunas".

Entre las propuestas que circulan en Washington entre los asistentes a la semana de reuniones y conferencias con los principales líderes económicos mundiales, comienzan a aparecer recomendaciones que hasta hace poco eran consideradas casi tabúes en el Fondo, protector tradicional de la ortodoxia económica.

Entre ellas la subida de impuestos a los más ricos y la renta básica universal, como apuntó el director de Asuntos Fiscales, el portugués Vitor Gaspar, al recalcar que "una fiscalidad y transferencias progresivas son componentes claves para una redistribución más eficaz".

Gaspar destacó que "hay espacio fiscal en los países avanzados a aumentar los tipos impositivos máximos en las rentas más altas" sin que ello frene el crecimiento económico.

La frase es un crítica poco velada a la propuesta de reforma fiscal del presidente estadounidense, Donald Trump, que busca recortar de manera abrupta impuestos a las personas y empresas como motor económico.

Desde las organizaciones no gubernamentales (ONG) aplaudieron que finalmente estas cuestiones se hayan incluido en las conferencias y debates de alto nivel.

"Lo que es interesante es que desde el Fondo apuesten por ese modelo, sea renta básica o impuestos para las rentas más altas, y que pongan por delante el modelo de sociedad, que haya colchones de seguridad y quién tiene que contribuir", explicó a Efe Susana Ruiz, responsable de Justicia Fiscal de Oxfam, en los márgenes de la asamblea.

La reunión del FMI y el BM, que mañana congregará a los ministros economía y banqueros centrales de los 189 países miembros, concluirá el domingo.

Fuente: EFE

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar