24 de Junio de 2018

A+ A A-

MAÑANA ETERNAMENTE

Valora este artículo
(0 votos)

En ocasiones se apodera de la voluntad un hábito que atrasa y posterga actividades o decisiones pendientes que iban a realizarse, inundando el cerebro de un narcótico que repite como un mantra: Mañana.

Se trata de la procrastinación, una conducta que pospone pequeñas y grandes cosas, valiéndose de excusas. Es un trastorno del comportamiento que puede precipitarse cuando se asocia aquello por realizar con el cambio, el dolor o la incomodidad.

Pensar en eso pendiente puede generar ansiedad, frustración, temor porque se percibe el acto como abrumador, difícil, tedioso o estresante. La autojustificación acude presta y permite recobrar el equilibrio.

Nuestra vida está colmada de una enorme cantidad de pendientes, como un espejismo se reproducen una y otra vez. La tentación de postergar produce un alivio transitorio, sólo por hoy.

Todos somos procrastinadores eventuales, sin embargo, el riesgo es convertirnos en crónicos. Decidir, actuar sobre aquello que está flotando indefinidamente, permite caminar sin piedras en los zapatos.

Contacto: www.facebook.com/claudiopensoconsultores

claudio@claudiopenso.com
www.claudiopenso.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar